Lunes 18 de Noviembre de 2019
Verdades Confirmadas

aviso
A+ A A-

DOS MARCHAS O PAROS DISTINTOS

{idkey=7353b0[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13885-dos-marchas-o-paros-distintos][title=DOS+MARCHAS+O+PAROS+DISTINTOS][desc=]}{cmp_start idkey=676[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13885-dos-marchas-o-paros-distintos][title=DOS+MARCHAS+O+PAROS+DISTINTOS][desc=]}

VARGAS MAURICIO

 
16 de noviembre 2019 , 11:06 p.m.

El país anda dividido entre quienes miran con ilusión rebelde el paro de este jueves y quienes lo esperan con terror. Lo ocurrido en Ecuador y luego, de modo imprevisto, en Chile, la nación más estable de la región en estos 30 años, es visto como precedente esperanzador por millones de inconformes, entre ellos muchos jóvenes, pero también como una oportunidad desestabilizadora por sectores radicales. Y esto último asusta.

 

 

No es fácil predecir qué va a ocurrir, pero si comparamos la situación nacional con la que precedió los levantamientos de Ecuador y Chile, hubo allá decisiones gubernamentales específicas muy impopulares, que sirvieron de chispa al estallido. En Ecuador, el Gobierno anunció un alza –represada por años– de hasta 123 % en los combustibles, y en Chile fue decretado un aumento en el transporte público, uno de varios por los cuales el precio del pasaje del metro de Santiago se duplicó en una década.

En Colombia, los motivos del paro no son decisiones sino supuestos anuncios de una reforma laboral que, entre otras cosas, permitiría que los jóvenes sin experiencia fueran contratados por menos del salario mínimo, y una ley de pensiones que dizque aumentaría la edad de jubilación. Durante varias semanas, el presidente Iván Duque ha rechazado ambas iniciativas y ha recalcado que no está de acuerdo con ellas. La ministra del Trabajo, Alicia Arango, ha aclarado que ninguna determinación será adoptada sin una previa concertación con gremios y sindicatos.

Una cosa es una decisión tomada y otra muy distinta, una especulación de la oposición desmentida por el Gobierno. Aun así, en la era de las noticias falsas que se vuelven verdades virtuales gracias al uso masivo de redes sociales por sectores políticos que las aprovechan de modo tan mendaz como eficiente, todo puede ocurrir. Esas herramientas las puede usar cualquiera con algo de músculo digital, como lo demuestra a diario Donald Trump.

Prueba de ello es que, a pesar de los señalamientos contra el izquierdista Foro de São Paulo por estar detrás de estas movilizaciones en la región, hasta ahora, el único gobierno que se cayó es el de Evo Morales, en Bolivia, que más cercano no podía ser al dichoso Foro. Claro que Evo olvidó que robarse unas elecciones puede alebrestar a millones.

El mundo altamente intercomunicado en el que vivimos –la aldea global que predijo hace décadas Marshall McLuhan– hace que hoy, mucha más gente pueda ver oportunidades, bienes y servicios que están o parecen estar al alcance. Para cientos de millones de seres humanos cuyos núcleos familiares dejaron la pobreza marginal para ascender a un estrato precario de la clase media, hoy hay muchos más bienes y servicios a la vista. Pero eso no garantiza que cualquiera pueda pagarlos ni que cuando los tenga sean de buena calidad.

Y en esa distancia entre aspiración y realidad anida y crece el descontento. Si una familia pobre carece de los más elementales servicios de salud, no puede quejarse de la calidad de la salud: al no tenerla no sabe qué calidad tiene. Pero cuando adquiere esos servicios, exige –con toda la razón y con todo el derecho– que sean buenos. Así progresa la humanidad.

Otra cosa es el aprovechamiento burdo del descontento. Esta semana, cuando el exalcalde Gustavo Petro hizo un llamado a las barras de los equipos de fútbol para acompañar el paro del jueves, se puso en evidencia: hemos aprendido con sangre cómo se comportan a veces esas barras. ¿Será que Petro dejó las armas pero todavía se siente tentado por la violencia? El 21 veremos qué tan profundo es el descontento, pero también qué tanto lo aprovechan estos sectores incendiarios, de izquierda y algunos de derecha, como el del muy amenazante Jaime Restrepo, autodenominado ‘El Patriota’.

MAURICIO VARGAS
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
.

El país anda dividido entre quienes miran con ilusión rebelde el paro de este jueves y quienes lo esperan con terror. Lo ocurrido en Ecuador y luego, de modo imprevisto, en Chile, la nación más estable de la región en estos 30 años, es visto como precedente esperanzador por millones de inconformes, entre ellos muchos jóvenes, pero también como una oportunidad desestabilizadora por sectores radicales. Y esto último asusta.

No es fácil predecir qué va a ocurrir, pero si comparamos la situación nacional con la que precedió los levantamientos de Ecuador y Chile, hubo allá decisiones gubernamentales específicas muy impopulares, que sirvieron de chispa al estallido. En Ecuador, el Gobierno anunció un alza –represada por años– de hasta 123 % en los combustibles, y en Chile fue decretado un aumento en el transporte público, uno de varios por los cuales el precio del pasaje del metro de Santiago se duplicó en una década.En Colombia, los motivos del paro no son decisiones sino supuestos anuncios de una reforma laboral que, entre otras cosas, permitiría que los jóvenes sin experiencia fueran contratados por menos del salario mínimo, y una ley de pensiones que dizque aumentaría la edad de jubilación. Durante varias semanas, el presidente Iván Duque ha rechazado ambas iniciativas y ha recalcado que no está de acuerdo con ellas. La ministra del Trabajo, Alicia Arango, ha aclarado que ninguna determinación será adoptada sin una previa concertación con gremios y sindicatos.


Una cosa es una decisión tomada y otra muy distinta, una especulación de la oposición desmentida por el Gobierno. Aun así, en la era de las noticias falsas que se vuelven verdades virtuales gracias al uso masivo de redes sociales por sectores políticos que las aprovechan de modo tan mendaz como eficiente, todo puede ocurrir. Esas herramientas las puede usar cualquiera con algo de músculo digital, como lo demuestra a diario Donald Trump.

Prueba de ello es que, a pesar de los señalamientos contra el izquierdista Foro de São Paulo por estar detrás de estas movilizaciones en la región, hasta ahora, el único gobierno que se cayó es el de Evo Morales, en Bolivia, que más cercano no podía ser al dichoso Foro. Claro que Evo olvidó que robarse unas elecciones puede alebrestar a millones.

El mundo altamente intercomunicado en el que vivimos –la aldea global que predijo hace décadas Marshall McLuhan– hace que hoy, mucha más gente pueda ver oportunidades, bienes y servicios que están o parecen estar al alcance. Para cientos de millones de seres humanos cuyos núcleos familiares dejaron la pobreza marginal para ascender a un estrato precario de la clase media, hoy hay muchos más bienes y servicios a la vista. Pero eso no garantiza que cualquiera pueda pagarlos ni que cuando los tenga sean de buena calidad.

Y en esa distancia entre aspiración y realidad anida y crece el descontento. Si una familia pobre carece de los más elementales servicios de salud, no puede quejarse de la calidad de la salud: al no tenerla no sabe qué calidad tiene. Pero cuando adquiere esos servicios, exige –con toda la razón y con todo el derecho– que sean buenos. Así progresa la humanidad.

Otra cosa es el aprovechamiento burdo del descontento. Esta semana, cuando el exalcalde Gustavo Petro hizo un llamado a las barras de los equipos de fútbol para acompañar el paro del jueves, se puso en evidencia: hemos aprendido con sangre cómo se comportan a veces esas barras. ¿Será que Petro dejó las armas pero todavía se siente tentado por la violencia? El 21 veremos qué tan profundo es el descontento, pero también qué tanto lo aprovechan estos sectores incendiarios, de izquierda y algunos de derecha, como el del muy amenazante Jaime Restrepo, autodenominado ‘El Patriota’.

MAURICIO VARGAS
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{cmp_end}{idkey=7353b1[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13885-dos-marchas-o-paros-distintos][title=DOS+MARCHAS+O+PAROS+DISTINTOS][desc=]}

Visto: 20

MARCHAS PARA LAS CAMPAÑAS PRESIDENCIALES.

{idkey=6676b0[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13884-marchas-para-las-campanas-presidenciales][title=MARCHAS+PARA+LAS+CAMPA%C3%91AS+PRESIDENCIALES.][desc=]}{cmp_start idkey=4492[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13884-marchas-para-las-campanas-presidenciales][title=MARCHAS+PARA+LAS+CAMPA%C3%91AS+PRESIDENCIALES.][desc=]}

vargas-lleras

 
16 de noviembre 2019 , 10:49 p.m.

Con la anunciada marcha del próximo jueves comienza en firme la campaña presidencial. La motivación de esta es claramente política, no importa el ángulo desde donde se la mire. Sus promotores y demandas son de muy diversa índole. Al mirarlas en su conjunto parecen un completo programa de gobierno, y qué curiosidad: un programa completamente opuesto a aquel por el que votaron mayoritariamente los colombianos cuando eligieron al presidente Duque.

 

 

Destacan entre los convocantes el Polo Democrático Alternativo, la Marcha Patriótica, la Lista de la Decencia y, no es de extrañarse, la Alianza Verde. Para esto no son tan tibios. Me imagino que la Colombia Humana no perderá la ocasión de sumarse.

Las marchas han sido de común uso en Colombia para promover aspiraciones políticas. El mejor ejemplo fue el paro agrario contra el gobierno del presidente Santos, que culminó exitosamente con la elección a la Cámara por Boyacá del hoy representante César Augusto Pachón. Cómo olvidar a Pachito Santos y sus marchas antisecuestro, a través de las cuales impulsó una noble causa al servicio de sus nacientes intereses políticos; o de las marchas anticorrupción promovidas por la hoy alcaldesa electa Claudia López, y la que tal vez se asemeja más a la de este 21, la de las 7 plagas, convocada por Ernesto Samper y con la cual obtuvo una de las votaciones más altas de la época.

No nos equivoquemos, esta marcha hace parte de una estrategia continuada que irá hasta las elecciones del 2022 y cuyo propósito es mantener un clima de agitación permanente, de movilización política y de consolidación de liderazgos personales. Una estrategia que hará muy difícil gobernar e impedirá que las principales reformas anunciadas por el Gobierno puedan tramitarse por temor a la protesta ciudadana expresada en las calles.

Es lo que estamos viendo frente a una reforma laboral que aún no ha sido presentada, a una reforma pensional cuyo texto tampoco conocemos, pero contra cuyo contenido ya se empieza a marchar. Se protestará también contra las privatizaciones de Ecopetrol e ISA, que estaban en el plan del Gobierno pero que ya no se harán; contra la constitución de un ‘holding’ financiero estatal y la supuesta masacre laboral que originará y, cómo no, contra la reforma tributaria y también contra la corrupción, contra la restricción del derecho a la protesta, por el incumplimiento de los acuerdos con los maestros, con los estudiantes, con los campesinos, con los indígenas, con todos; y también –esto no podía faltar– contra la subasta del espectro electromagnético.

Como ya dije, esta marcha tiene varios planes de gobierno. ¿Cuáles? Los que perdieron las elecciones, pero que ahora nos los quieren imponer en las calles. Espero que no con destrucción y violencia y atemorizando a la sociedad colombiana.

Como anillo al dedo les han caído a los organizadores los movimientos de protesta del Ecuador, Chile y ahora Bolivia. Pero, por el llamado de la convocatoria, comoquiera que la bautizaron contra el ‘paquetazo de Duque’, se me antoja pensar que esta marcha tiene una mayor similitud con aquella de Chile. Comenzaron incendiando el metro de Santiago, y ya van en una constituyente que se cobrará su cuota inicial con la cabeza del presidente Piñera, quien no ha podido equivocarse más en el manejo de la situación política y de orden público.

El Gobierno tiene que estar preparado para hacer frente a esta forma de hacer política en el país. Una nueva estrategia, muy bien elaborada, consistente en generar una crisis de institucionalidad que afecte el Gobierno, el Congreso, la justicia, el empresariado y las formas tradicionales de ejercicio de nuestra democracia.

La ciudadanía, aun con sus legítimas demandas y aspiraciones, con su natural inconformidad no puede prestarse a ser utilizada con propósitos engañosos y permitiendo que otros, acudiendo al desorden, la parálisis y la violencia, puedan afectar gravemente el país.

GERMÁN VARGAS LLERAS

 

{cmp_end}{idkey=6676b1[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13884-marchas-para-las-campanas-presidenciales][title=MARCHAS+PARA+LAS+CAMPA%C3%91AS+PRESIDENCIALES.][desc=]}

Visto: 21

TORPEDEANDO LA GOBERNABILIDAD DEL PRESIDENTE.

{idkey=4418b0[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13858-torpedeando-la-gobernabilidad-del-presidente][title=TORPEDEANDO+LA+GOBERNABILIDAD+DEL+PRESIDENTE.][desc=]}{cmp_start idkey=9147[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13858-torpedeando-la-gobernabilidad-del-presidente][title=TORPEDEANDO+LA+GOBERNABILIDAD+DEL+PRESIDENTE.][desc=]}

LAFAURIE2 Por: José Félix Lafaurie Rivera @jflafaurie

Con la dignidad con que enfrentó el hoy exministro Botero su primera moción de censura en el Congreso, le dio la cara por segunda vez al país, en lo que resultó ser otra andanada para torpedear la gobernabilidad del presidente. Guillermo Botero cumplió su deber en un país amenazado por el narcotráfico y no merece el vilipendio mediático sino el reconocimiento ciudadano. Una de las razones que se agitaron fue el suroccidente “bajo el yugo del narcotráfico y la minería ilegal”, pero los que nunca censuraron al gobierno que lo permitió por exigencia de las Farc, se ensañaron con el ministro que logró revertir el crecimiento de cultivos ilícitos.

Fue una “encerrona”. El senador citante jugó con sigilo su “carta guardada” para recaudar votos y luego la destapó en el Senado con sesgo evidente, al punto que un medio tituló: “Mindefensa bombardeó niños en Caquetá, advirtió Roy Barreras”. Muy infame.

Solidaridad con las familias a las que les secuestraron sus hijos para usarlos como carne de cañón, pero los bombardeos no son el ejercicio alocado de unos militares botando explosivos sin ton ni son, sino acciones soportadas en el uso legítimo de la fuerza, precedidas de inteligencia y planeación con altos niveles de certeza y cumplimiento del DIH.

Los pájaros les tiran a las escopetas. La guerrilla secuestra menores -delito de lesa humanidad- y el Gobierno resulta en la picota por su infortunada muerte. Si se persiste en deslegitimar a las Fuerzas Militares, el país caerá en el “síndrome caucano” de los indígenas que acusan al Gobierno y exigen protección, pero impiden el ingreso de la Fuerza Pública y la agreden, mientras los narcoterroristas sonríen. En su afán de “comer ministro”, el senador desconoce competencias.

El levantamiento de cadáveres es de la Fiscalía, y su identificación y el manejo de esa información de Medicina Legal ¿Cómo la obtuvo cuando ya era documento judicial? ¿Cómo tuvo acceso a una investigación reservada y que no había concluido, como afirma Medicina Leal en su comunicado oficial?

Detrás de todo hay temas de fondo: Primero: el narcotráfico como determinador de la violencia en Cauca, Catatumbo y donde están plantadas las 200.000 hectáreas de coca. Segundo: La neutralización del ejército y la Fuerza Aérea en tierra, pues los bombardeos son el terror de los narcoterroristas. Así cayeron Cano, Reyes y Jojoy. Tercero: la desarticulación del sistema basado en tres poderes autónomos.

Además del “gobierno de las comunidades” y el “de los jueces”, asistimos al tránsito de un régimen presidencial a uno parlamentario, en que las diferencias políticas no se ventilan con argumentos sino tumbando ministros, y los intereses burocráticos insatisfechos bloqueando la gobernabilidad; apostando al fracaso del gobierno.

Miro al vecindario y repito con las abuelas: “el palo no está para cucharas”.

{cmp_end}{idkey=4418b1[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13858-torpedeando-la-gobernabilidad-del-presidente][title=TORPEDEANDO+LA+GOBERNABILIDAD+DEL+PRESIDENTE.][desc=]}

Visto: 110

FRENAR YA A VADALOS Y SUS DIRIGENTES

{idkey=5225b0[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13876-frenar-ya-a-vadalos-y-sus-dirigentes][title=FRENAR+YA+A+VADALOS+Y+SUS+DIRIGENTES][desc=]}{cmp_start idkey=6472[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13876-frenar-ya-a-vadalos-y-sus-dirigentes][title=FRENAR+YA+A+VADALOS+Y+SUS+DIRIGENTES][desc=]}

MACKENSIE EDUARDO

FRENAR DESDE YA A LOS VÁNDALOS Y A QUIENES LOS DIRIGEN

11/11/2019 | Por Eduardo Mackenzie | @eduardomackenz1

 

Ante los anuncios de que el 21 de noviembre van a quemar a Bogotá, Medellín y otras ciudades, como hicieron en Quito y Santiago de Chile, el gobierno colombiano no debería esperar a que los vándalos profesionales, muchos llegados de Venezuela, según la prensa, ejecuten su plan. Hay que tomar medidas preventivas contra esa gente. Hay que reprimir y desorganizar los preparativos de lo que los voceros encapuchados ya anuncian como unos días y semanas de violencia generalizada.

Adoptar antes del 21 de noviembre una posición firme contra la “violencia revolucionaria” en preparación no equivale a abandonar el Estado de derecho. La democracia dispone de instrumentos legales para defenderse de sus enemigos violentos y para impedir y reprimir los asaltos depredadores contra la sociedad y los poderes legalmente constituidos.

El arsenal jurídico de que dispone el gobierno es conocido. El artículo 189, numeral 4, de la Constitución Nacional, dice que el presidente de la República debe “conservar en todo el territorio el orden público y restablecerlo donde fuere turbado.” La primera parte del numeral habla de la acción preventiva que debe tomar todo jefe de Estado. La parte segunda se refiere a la acción posterior a la alteración del orden público.

Desde el artículo 213 al 215, la misma Carta reitera cuáles son los poderes que debe ejercer un jefe de Estado ante las violaciones graves del orden público. El presidente de la República está facultado para hacer uso de la figura de los estados de excepción y, sobre todo, él puede declarar, más específicamente, el estado de conmoción interior en caso de grave perturbación del orden público. El artículo 296 habla de la aplicación inmediata de las órdenes presidenciales “para conservar o para restablecer el orden público donde fuere turbado”.

Ante las proclamas que lanzan en estos momentos los jefes subversivos, el gobierno haría mal en seguir pasivo. Esperar que esa gente pase al ataque le dejará irresponsablemente una ventaja enorme a tales fuerzas. Si el gobierno no actúa preventivamente es porque no quiere, no porque no puede.

Hay un video impresionante que circula en las redes sociales en estos momentos. Un encapuchado explica que ellos “apoyarán a Fecode y a la CUT” en su “lucha social” contra el “paquetazo de Duque”, el cual, dice, es un conjunto de “reformas tributarias, pensionales y agrícolas que atentan contra el pueblo de Colombia”. Agrega que el 21 de noviembre van a “atacar a la fuerza pública como nunca se había visto antes”, y que “ningún policía va a quedar sin sentir la fuerza del pueblo”. Dice que atacarán los principales medios de transporte, como el Transmilenio de Bogotá y el metro de Medellín, que esos sistemas de movilidad “tienen que quedar destruidos por completo”. Para hacer eso, alega, utilizarán gasolina, “papas bombas” y máscaras anti gas, pues van a seguir el ejemplo de lo que “hicieron en Chile y en Ecuador”. El energúmeno invita a fabricar explosivos siguiendo las instrucciones de una página web.

¿Cómo es posible que un forajido de esa calaña pueda obrar sin ser identificado y capturado? Ese sujeto es identificable por la cantidad de datos que deja en ese video: la dirección IP, el timbre de su voz, su acento, el lenguaje que emplea y, sobre todo, sus ojos y manos. ¿Qué espera la Policía para arrestarlo y clausurar la página citada?

La huelga revolucionaria que preparan el PCC, la CUT y Fecode no necesita inspirarse en lo ocurrido en Chile y Ecuador. Esa forma de asalto mortífero tiene su antecedente en el sangriento “paro cívico” del 14 de septiembre de 1977, que dejó 23 muertos (7 en Bogotá), 400 heridos, 30 de ellos policías, y 400 detenidos en Colombia. La huelga fracasó: pedía un aumento del salario mínimo del 50%. Sin negociar, Alfonso López Michelsen acordó después un aumento del 26%.

Los actores del próximo 21 de noviembre son los mismos de aquella fecha: la CSTC (hoy convertida en CUT) y Fecode. El paro de 1977 arrastró a las centrales UTC, CTC y CGT, las cuales deploraron más tarde su papel de idiotas útiles en esa aventura. El paro duró dos días en los cuales hubo francotiradores, incendios de almacenes, alcaldías, centros de energía eléctrica, camiones y automóviles, bloqueos de carreteras y avenidas. Para no perder la personería jurídica, los sindicatos actores de esa debacle dijeron después que el paro se les había “salido de las manos”.

Esa huelga salvaje no le trajo al país mejoras sociales. Todo lo contrario: abrió un capítulo de mayores desgracias. El PCC proclamó que esa huelga marcó “el comienzo de una nueva etapa de la lucha del proletariado colombiano”. En efecto, meses después, Cuba logró reforzar al M-19, y las Farc y el Epl recibieron mayores ayudas del exterior. Doce meses después, el 12 de septiembre de 1978, tres pistoleros maoístas, Héctor Fabio Abadía Rey, Alfredo Camelo Franco y Manuel Bautista, se introdujeron al domicilio de Rafael Pardo Buelvas, el ex ministro de Gobierno de López Michelsen, y lo asesinaron delante de su esposa. Los asesinos fueron condenados a veinticinco años de cárcel de los cuales sólo pagaron ocho.

Como en 1977, los organizadores visibles del levantamiento del 21 de noviembre disfrazan sus objetivos: hablan de “marchas” y de “protestas pacíficas” contra un imaginario “paquetazo neoliberal” del presidente Duque. En realidad, el nivel de vida de la población le importa un pito a la subversión: ésta lo que busca es tener una masa maniobrable en las calles para incendiar, inmovilizar a la fuerza pública y tratar de erigir un régimen “bolivariano”.

Ellos hacen circular en Twitter alarmantes rumores y exigen, a ciertas jefaturas sindicales y fracciones del parlamento, completar el dispositivo sedicioso. Allá ellas si quieren jugar al idiota útil. Eso se paga más tarde en pérdida de votos.

Cuando el mundo entero celebra los 30 años del derrumbe del muro de Berlín y del colapso del sistema comunista —que destruyó la economía, las ciudades, el medio ambiente y, sobre todo, a millones de personas de tantos países—, las Farc y sus servidores, como Timochenko, Petro, Cepeda y Robledo, quieren hacer retroceder el país a ese periodo nefasto de la historia. Los “dirigentes” del 21 de noviembre son obscurantistas, tan ridículos como peligrosos. Son perdedores irremediables. ¿Cómo es posible que franjas de la juventud universitaria traguen las mentiras de esa gente?

El desafío no son, pues, unas “marchas”. Están preparando, en realidad, una huelga revolucionaria que deberá durar varios días y semanas. Ante esa perspectiva, la prensa parece un poco más lúcida y evoca los peligros que se ciernen sobre el país. El partido Centro Democrático denuncia, por su parte, en términos claros, que el derecho a protestar está siendo desviado para justificar la ejecución de acciones destructivas, dirigidas por “anarquistas internacionales” y “grupos violentos”.

El CD y los otros voceros le piden al gobierno tomar medidas antes del 21. Álvaro Uribe pide a las autoridades “judicializar a los incitadores a la violencia”, pero incurre en ingenuidad al pedir a los organizadores del paro que ellos mismos “aíslen a los violentos”. Nada más urgente que poner a buen recaudo a los que lanzaron las jornadas sangrientas. No hay otra vía para proteger a los ciudadanos, a la fuerza pública, a los sistemas de transporte, los edificios públicos y los centros de trabajo. Los que están llamando a repetir “lo de Ecuador y Chile”, están invitando al pillaje, a la destrucción y a la matanza. En tales llamados hay mucho de apología del delito.

Los llamados de Iván Duque a “reflexionar” no bastan. Capturar a los comprometidos en esa operación es urgente. A los extranjeros habría que juzgarlos, pero no deportarlos, para que tengan que pagar con cárcel, y con multas, sus delitos contra Colombia. Deportarlos sería premiar sus crímenes con la libertad. Ese error equivale a lanzar combustible a la hoguera.

 

 

 

{cmp_end}{idkey=5225b1[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13876-frenar-ya-a-vadalos-y-sus-dirigentes][title=FRENAR+YA+A+VADALOS+Y+SUS+DIRIGENTES][desc=]}

Visto: 60

NECESITAMOS HONESTIDAD Y BUENA ADMINISTRACIÒN

{idkey=503b0[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13835-honestidad-y-buena-administracion][title=+NECESITAMOS+HONESTIDAD+Y+BUENA+ADMINISTRACI%C3%92N][desc=]}{cmp_start idkey=3251[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13835-honestidad-y-buena-administracion][title=+NECESITAMOS+HONESTIDAD+Y+BUENA+ADMINISTRACI%C3%92N][desc=]}

VARGAS MAURICIO

Por: Mauricio Vargas

Para gobernar, la honestidad es una condición necesaria mas nunca suficiente. Hay un largo listado de mandatarios honrados que, por limitarse a esa condición, cumplieron con administraciones mediocres, cuando no malas y hasta catastróficas.

Qué bueno que el elegido para un cargo tenga un comportamiento limpio y transparente. Pero qué bueno que, además, resulte un buen administrador, y un mejor ejecutor de obras y programas para la gente. Tres grandes ciudades exhiben hoy alcaldes recién elegidos con la bandera de la lucha contra la corrupción, propósito loable como pocos.

En Bogotá ganó Claudia López, quien lleva décadas de batalla contra las mafias de la política, desde su papel como promotora de la séptima papeleta que impulsó el cambio constitucional del 91 hasta su liderazgo en la consulta anticorrupción, que votaron 11,6 millones de colombianos el año pasado. En Medellín, la figura fresca del independiente Daniel Quintero dio la sorpresa al derrotar al favorito en las encuestas, el uribista Alfredo Ramos. Lo hizo con un duro discurso contra las maquinarias y sin respaldo evidente de partido alguno, aunque lo apoyan el expresidente César Gaviria y su hijo Simón. En Cartagena, el palo fue enorme: solo contra las hasta ahora imperturbables maquinarias de los partidos tradicionales en esa región –de las más sucias del país– se impuso William Dau, un desconocido empresario que limitó su campaña a repetir que iba a salvar la ciudad de las garras de los corruptos, casi sin proponer programas concretos.

Aunque a los tres les costó mucho trabajo ganar, eso es nada comparado con lo que será gobernar urbes con complejos problemas sociales, de seguridad y de movilidad. López y Quintero tienen poca experiencia administrativa en el sector público, pero al menos la tienen: la nueva alcaldesa como integrante del gabinete del primer gobierno de Enrique Peñalosa, y Quintero como viceministro de las TIC. Dau no sabe lo que es un despacho público, y aunque eso indica que no está contaminado con los vicios de la burocracia, plantea serios interrogantes sobre su capacidad de gestión.

López protagonizó una buena semana tras su elección. Es consciente de haber ganado con el 35 por ciento de los votos y tuvo una cordial reunión con el alcalde Peñalosa para iniciar el empalme. Aunque no estuvieron de acuerdo en algunos temas de movilidad, hubo buena onda. Es cierto que derrotó a Carlos Fernando Galán y a Miguel Uribe, continuadores del modelo peñalosista, pero ellos sumaron 46 por ciento de los votos, y eso condiciona a la nueva mandataria: no puede llegar a arrasar con la herencia de su antecesor.

Ella no tiene un pelo de boba y sabe que le iría mucho mejor si, con ajustes y todo, cabalga sobre los proyectos en marcha de Peñalosa, empezando por el metro. Quintero se ha visto mejor una vez elegido que en campaña. Ante las dudas que despierta su escasa experiencia, ha aparecido serio y ponderado, y ha querido dejar atrás los duros –y por momentos irresponsables– ataques que dirigió contra EPM. Alguien debió recordarle que lo que vaya a hacer como alcalde dependerá mucho del dinero de esa entidad, que, aun con la crisis de Hidroituango, le girará a la ciudad –su propietaria– 1,3 billones de pesos de sus utilidades, una cuarta parte del presupuesto de la capital paisa. Lo de Dau es menos claro. En su primera semana como alcalde electo, sus declaraciones han sido tan vagas como en campaña, e incluso tuvo que retractarse de señalamientos contra una senadora y su principal contendor, tras acusarlos de estar fraguando “un chocorazo”.

Qué bueno que Dau haya derrotado a esas maquinarias terribles, pero qué malo que nadie sepa qué diablos va a hacer con Cartagena. Las incógnitas comenzarán a despejarse en pocos meses.

MAURICIO VARGAS Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{cmp_end}{idkey=503b1[url=http%3A%2F%2Fwww.diarionacional.co%2Findex.php%2Fcrear-un-articulo-nuevo%2Froot%2Fnacion%2Fverdades-confirmadas%2F13835-honestidad-y-buena-administracion][title=+NECESITAMOS+HONESTIDAD+Y+BUENA+ADMINISTRACI%C3%92N][desc=]}

Visto: 173

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICITOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 5498 invitados y un miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN